Se encuentra usted aquí

Turismo Ornitológico

También los amantes de la naturaleza, y en especial de las aves, tienen en Suances un lugar obligado de parada. Y es que este municipio cuenta con varios puntos de interés ideales para visionar diversos ejemplares durante las cuatro estaciones del año.

De hecho, Suances es un lugar ideal para que, no sólo los amantes del “birdwatching” disfruten de su pasión favorita, sino para que los principiantes puedan aficionarse a esta disciplina que cuenta cada día con más seguidores.

Así, a lo largo de la margen oeste de la Ría San Martín de la Arena de Suances discurre una senda ciclable que nos permite observar la abundante comunidad de aves acuáticas de este extenso estuario. Los hábitats más característicos son las marismas, intermareales y los marjales de carrizos y juncos, zonas de alimento y descanso para muchas de estas aves.

De esta forma, durante el recorrido se puede disfrutar de ejemplares como el Cormorán grande, experto buceador y pescador, la elegante Garceta común, las siempre ruidosas gaviotas reidoras, grandes bandos de Cerceta Común o el esquivo y muy atractivo Ruiseñor pechiazul.

Y, por supuesto, cabe destacar al “ave emblemática” de la Ría San Martín, el Tarro blanco, que da nombre al Observatorio de Aves que se encuentra situado en Cortiguera, en las cercanías de Vuelta Ostrera. . Y es que esta curiosa ave, de colores pálidos y con un aspecto intermedio entre el pato y el ánsar, elige Suances como principal lugar para reproducirse.

Pero también hay otra zona en Suances especialmente rica en variedad de especies, ideal para la observación de aves. Un área que se encuentra situado en la zona de Punta Ballota.

Así, según los datos recogidos, se puede confirmar la presencia de más de 60 especies a lo largo del año, entre las que se puede señalar la Garcilla bueyera, el Cernícalo vulgar, el Halcón peregrino, el Busardo, el Colirrojo tizón, el Buitrón, el Verderón, el Avión roquero, la Avefría, la Tórtola europea, la Collalba gris y un largo etcétera.

En definitiva, merece la pena acercarse a Suances y disfrutar de esta bella afición.